ANGELINA JOLIE NO SABE COCINAR





Bueno, es que cocinar no es tan fácil. Me hace gracia la gente que dice de otra: no sabe ni freir un huevo.  A ver, freir un huevo tiene su truco. Yo lo he aprendido hace un par de semanas.  De hecho, para que nadie sufra la vergüenza de reconocer que no atreve ni con un huevo frito, voy a explicaros cómo lo hago yo, eso sí, el copyright es de mi suegra 🙂

huevo frito

El aceite ha de estar muy caliente. Luego se abre el huevo en un plato, para asegurarnos de que no se rompe en la sartén y para evitar que nos salte en la cara o los brazos el aceite.  Luego echamos el huevo desde el plato a la sartén con mucho cuidado.  Conviene tener a mano un tapa por si el aceite salta.  No hacemos nada, dejamos que el aceite haga su trabajo.  Cuando el huevo tiene puntillas hacemos como se indica en la foto: con el borde de la espumadera vamos aplastando, sin romper, la clara, para que se quede finita y se fría bien.

El último toque es el más importante porque es el que define la textura de la yema. Si nos gusta muy hecho, echaremos aceite sobre la yema hasta que esté bien hecha.  Si nos gusta untar la yema con pan, pondremos poco aceite sobre la yema y en cuanto veamos que queda cubierta, sacamos el huevo de la sartén con la espumadera.

Hay que tener mucho cuidado con los trozos de clara que se hayan podido romper, ya que saltan y son peligrosos.

¿Qué, a que ahora ya te atreves con un huevo frito? ¿Cuál es tu receta estrella, por lo sencilla y buen resultado que te da? Gracias.



Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario